YNOVAMAS

¿Inyección supervisada?

Con el fin de hacerle publicidad a nuestro resumen de prensa sobre “ las drogas”, en este post, les daremos un pequeño abrebocas.

Se ha hablado mucho de Canadá en los últimos tiempos porque ejecuta planes de acción dentro de su sistema de salud para hacerlo más sostenible en medio de un contexto predominante de crisis económica. También se ha hablado que la “guerra contra las drogas” está “out” y que surge una intensa necesidad de proponer otras políticas que de verdad funcionen a nivel mundial.

Conociendo el panorama anterior, es entre “las drogas” y Canadá donde surge el tema de innovación de este post y sobre el cual queremos hablar.

En el 2003, en Vancouver, se creó la primera institución en América de “Inyección supervisada” para los consumidores de drogas. Aunque antes ya existían instituciones para consumidores con VIH positivo, ésta en específico, incluye personas sin VIH, tiene cubículos en los cuales se inyectan la droga con un kit que les provee la institución en el momento de su ingreso a la institución, tienen apoyo psicológico y un espacio de recuperación en el cual pueden permanecer por un periodo de tiempo después de haberse inyectado.

Los servicios que ofrece esta institución claramente existían desde antes, pero la innovación está en la propuesta planteada por los líderes, la integración de servicios en una misma institución,  la ejecución una idea como propuesta paralela a la política de “guerra contra las drogas” y la población diana que atienden.  Esta propuesta de innovación se hace aún más importante cuando ha estado sometida a los juicios emitidos por los escépticos quienes han considerado hasta cerrar la institución. En la otra cara de la moneda, los líderes de la institución   tienen características personales que permiten la lucha contra “los escépticos”, la persistencia, la superación de barreras y convicción por tratar a  la gente humanamente para mejorar los servicios de salud.

 Hacer click en la imagen y ver el video que aparece al final de la página

Acá les dejamos algunas pruebas que demuestran la efectividad de la institución:

–          El 70% de sus clientes tienen menor probabilidad de compartir las jeringas, reduciendo así el riesgo de contraer VIH.

–          Sobredosis en el área cercana a la institución se redujo en un 35% comparado con un 9% en el resto de Vancouver.

–          Han estimado que el proceso de inyección supervisada, ahorra gastos en salud y reduce el VIH,  la Hepatitis y otras enfermedades a largo plazo.

Con esta innovadora propuesta nos convencemos cada vez más que el problema de la legalización de las drogas, es más un asunto de salud pública que jurídico-político. Es hora de pensar nuestro rol como sanitarios en este problema “ del mundo mundial” y limitar el uso de políticas restrictivas que solo perpetúan dichos problemas.

Los esperamos en nuestro resumen de prensa el próximo 19 de marzo 😉

Adriana C. Villada R.

1 Comment »

Tratar para Prevenir

Durante muchos años, la comunidad internacional hesitaba a la hora de financiar un programa global de antiretrovirales para aquellas personas infectadas con SIDA. Siempre los fondos para ayuda internacional son difíciles a encontrar. Pero además, muchos expertos pensaron que, con la cantidad de gente afectada, el precio de las drogas y la extensión de la vida que tratamiento podía garantizar, nunca habría suficiente dinero. Sin embargo, el programa de PEPFAR entre otros, pretendía ampliar el acceso a antiretrovirales e intentar garantizar la oferta de los medicamentos a las comunidades con mayor necesidad. Su objetivo fue tratar pero solo luego se dieron cuenta que había otro beneficio.

PEPFAR2

Hallaban que el uso de antiretrovirales no solo protegía el paciente de la amenaza de la enfermedad en su propio cuerpo, sino también disminuía la posibilidad de transmisión a los demás. Es decir, la cura también es la prevención. Se ha notado una bajada tremenda en los casos de transmisión de individuos quienes han empezado el tratamiento temprano en el curso de la enfermedad. Encima, estudios han demostrado que este método se rentabiliza siendo muy coste-efectivo. Este resultado fue una sorpresa para muchos y ha respaldado el trabajo de los programas que enfocan en tratamiento.

AIDSARV

Ahora, hay que pensar en cómo podemos maximizar esta herramienta en la lucha contra esta enfermedad.

Un elemento muy emocionante del hallazgo del tratamiento como prevención es que algunos expertos creen que puede formar parte de una estrategia de eliminar VIH/SIDA como una epidemia. Según algunos epidemiólogos y expertos en enfermedades infecciosas, si una población puede reducir la tasa de incidencia a un bajo nivel, la enfermedad puede ir hacia la extinción. Hay que dirigir los esfuerzos de cribado y tratamiento hacia las comunidades más en riesgo de estar infectadas. Si estas comunidades y los individuos que más transmiten la enfermedad pueden ser identificados y puestos bajo tratamiento, se podría reducir dramáticamente la cantidad de nuevos casos.

Se puede empezar imaginar un mundo, aunque sea muy lejano, donde VIH/SIDA no se la amenaza que sigue siendo ahora. Además, se podría lograr aun sin una cura médica. Ahora, lo que queda por hacer es la innovación de una visión en salud pública que se adecua a las posibilidades que este hallazgo ofrece.

M. Murphy

Leave a comment »

Los hospitales del futuro

¿Alguna vez habéis pensado como parecerán los hospitales en el  futuro? ¿Qué diferencias habrá con las hospitales que ahora tenemos?

Pensar sobre ésto puede parecer surrealista e hipotético, pero los técnicos y especialistas están trabajando ya para rediseñar el modelo de un hospital moderna introduciendo nuevas tecnologías.

La necesidad de mejorar los servicios de los hospitales es innegable. Los hospitales están haciendo muchas inversiones y básicamente tienen tres objetivos: mejorar la atención clínica, reducir las tasas de error y aumentar la eficiencia. Paradójicamente, uno de los desarrollos tecnológicos más esperados, es el que los hospitales harán cuando mantengan a  los pacientes fuera del hospital, mejorando así su eficiencia.

En las zonas rurales, dónde la cobertura por parte de especialistas es escasa, la telemedicina crece a pasos agigantados. Por ejemplo, algunos hospitales han empezado utilizar los robots a la hora de tomar las decisiones ultra-rápidas cuando tienen incidentes como el infarto miocardio. En Michigan, 31 hospitales que se encuentran en lugares remotos utilizan robots para ser tratados por un especialista a distancia. De esta manera se facilita la posibilidad de diagnosticar rápido y decidir si se ha de emplear el tratamiento “Activador Tisular del Plasminógeno t-Pa” para dicho paciente, ya que éste debe ser aplicado intravenosamente durante las primeras tres horas después de la formación del coágulo sanguíneo.

Image

Los médicos  pueden observar y hablar con los pacientes a través de la cámara integrada en el robot. Así pueden revisar la tomografía computarizada y otros resultados del laboratorio. Después de un año, 18 hospitales que han experimentado una mejora en la clínica práctica tratando a la gente con infarto miocardio gracias a estos robots.

Los robots empiezan a volverse imprescindibles en el quirófano.

En la cirugía robótica, el cirujano manipula los controles del ordenador  en lugar de un bisturí. Los defensores de la cirugía robótica defienden de que las “manos” del robot son más estables y tienen una gama más amplia de movimiento que las manos del humano y además los instrumentos son más flexibles que los tradicionales instrumentos laparoscópicos. Ellos defienden que esto puede conducir a la disminución del dolor y pérdida de sangre, consiguiendo mejores resultados clínicos, dicen.

Los robots son actualmente utilizados para operaciones del corazón, cirugía con el cáncer de próstata,  procedimientos ginecológicos, etc… Lo médicos se ayudan de una pequeña cámara insertada. Un cirujano puede ver el campo quirúrgico en la pantalla mientras se sienta en una consola en la sala de operaciones. Algún día, el médico podrá estar en cualquier parte del mundo operando sus pacientes a distancia. En las áreas aisladas esta tecnología podría salvar muchísimas vidas.

Image

Además de robots habrá muchos avances tecnológicos en herramientas de administración, diseño, cuidado del paciente, etc…

La tecnología va a cambiar definitivamente los hospitales del futuro, tal y como los entendemos hoy en día, en todos los campos de trabajo.

Julija A.

3 Comments »

¿Sabemos realmente cuánto cuesta el sistema?

Subo los artículos que me han chocado en la búsqueda de información sobre la eficiencia del sistema sanitario. El primero fue escrito por Atul Gawande, un cirujano y Rhodes Scholar quien ha escrito libros y varios artículos sobre el sistema sanitario y sus desafíos. Este articulo lo escribió en el New Yorker sobre una comarca en Texas y cuenta la experiencia de la zona donde se gasta más del seguro publico Medicare per cápita en el país donde más se gasta en sanidad. Sus hallazgos son muy importantes en el debate sobre la sostenibilidad del sistema.

El siguiente artículo, publicado la semana pasada, revela que ni los propios hospitales saben cuánto cuestan los servicios que ofrecen. Algo absurdo y espantoso porque si las propias instituciones no saben cuánto cuestan las prestaciones que proporcionan, como podemos empezar a regular los costes del sistema. Además, implica que no hay una contabilidad estandarizada que en si puede fomentar despilfarro. No creo que este problema exista solo en los EEUU pero me gustaría saber si hay otras publicaciones que han descubierto algo parecido en otros países. En la prensa norteamericana, el articulo esta teniendo mucho eco.

M. Murphy

Leave a comment »