YNOVAMAS

¿Inyección supervisada?

Con el fin de hacerle publicidad a nuestro resumen de prensa sobre “ las drogas”, en este post, les daremos un pequeño abrebocas.

Se ha hablado mucho de Canadá en los últimos tiempos porque ejecuta planes de acción dentro de su sistema de salud para hacerlo más sostenible en medio de un contexto predominante de crisis económica. También se ha hablado que la “guerra contra las drogas” está “out” y que surge una intensa necesidad de proponer otras políticas que de verdad funcionen a nivel mundial.

Conociendo el panorama anterior, es entre “las drogas” y Canadá donde surge el tema de innovación de este post y sobre el cual queremos hablar.

En el 2003, en Vancouver, se creó la primera institución en América de “Inyección supervisada” para los consumidores de drogas. Aunque antes ya existían instituciones para consumidores con VIH positivo, ésta en específico, incluye personas sin VIH, tiene cubículos en los cuales se inyectan la droga con un kit que les provee la institución en el momento de su ingreso a la institución, tienen apoyo psicológico y un espacio de recuperación en el cual pueden permanecer por un periodo de tiempo después de haberse inyectado.

Los servicios que ofrece esta institución claramente existían desde antes, pero la innovación está en la propuesta planteada por los líderes, la integración de servicios en una misma institución,  la ejecución una idea como propuesta paralela a la política de “guerra contra las drogas” y la población diana que atienden.  Esta propuesta de innovación se hace aún más importante cuando ha estado sometida a los juicios emitidos por los escépticos quienes han considerado hasta cerrar la institución. En la otra cara de la moneda, los líderes de la institución   tienen características personales que permiten la lucha contra “los escépticos”, la persistencia, la superación de barreras y convicción por tratar a  la gente humanamente para mejorar los servicios de salud.

 Hacer click en la imagen y ver el video que aparece al final de la página

Acá les dejamos algunas pruebas que demuestran la efectividad de la institución:

–          El 70% de sus clientes tienen menor probabilidad de compartir las jeringas, reduciendo así el riesgo de contraer VIH.

–          Sobredosis en el área cercana a la institución se redujo en un 35% comparado con un 9% en el resto de Vancouver.

–          Han estimado que el proceso de inyección supervisada, ahorra gastos en salud y reduce el VIH,  la Hepatitis y otras enfermedades a largo plazo.

Con esta innovadora propuesta nos convencemos cada vez más que el problema de la legalización de las drogas, es más un asunto de salud pública que jurídico-político. Es hora de pensar nuestro rol como sanitarios en este problema “ del mundo mundial” y limitar el uso de políticas restrictivas que solo perpetúan dichos problemas.

Los esperamos en nuestro resumen de prensa el próximo 19 de marzo 😉

Adriana C. Villada R.

Advertisements
1 Comment »